Afortunato

Es y ha sido una historia de amor por el buen café, el café natural, artesano y de tueste suave. Esto es así desde sus orígenes. En los años 90, era Alicia, la madre de Cristina Huarte -una de las fundadoras de la empresa- quien comenzaba haciendo cafés arábicas de gran calidad y tostados a diario en pequeños lotes.

Hoy, la filosofía es la misma, cuidar y mimar el café desde su origen, ofreciendo un producto de calidad. Hoy, los formatos han cambiado, así es, pero el amor por el buen café persiste en cada fase de su elaboración; bien sea en cápsulas, café molido o en grano, monodosis… Hoy la historia continúa para inspirar, animar y motivar.

Con la vista en sus orígenes

Los verdaderos protagonistas de esta historia son las personas que cultivan el café. Un grano excelente sólo es posible gracias al cuidado y esfuerzo puesto por los agricultores en el cultivo y en la recolección. Nuestro trabajo consiste en encontrar esos grandes cafés, obtener de ellos los mejores aromas mediante un tueste que los potencie pero que también respete sus características originales y envasarlos debidamente para que lleguen a vosotros manteniendo la calidad que al agricultor le ha costado tanto conseguir. No se añade ningúnún conservante, ni azúcar, ni aromatizante, es solo café seleccionado para un resultado sorprendente.

Esa es nuestra labor y ¡¡nos encanta!!

Afortunato social

¿Eres AFORTUNATO? Afortunato no es solo café, es café y personas.

Nos hace sentirnos Afortunatos el amor por el buen café y la confianza en las personas.

Nuestro objetivo social es dar trabajo a personas con problemas mentales. Es el trabajo lo que les hace sentirse útiles, que lo son, les hace sentirse personas completas.

Por ello pusimos a nuestra empresa el nombre de AFORTUNATO.

Queremos dar ilusión, fortuna y suerte a personas con menos oportunidades de demostrar su valía.