FÁBULA DEL CAFETO Y LA GRAVÍLEA

28 de abril de 2019 En: El café que te da vida Etiquetas: , 2 comentarios

Érase una vez  un país de Centroamérica, donde crecía una pequeña planta llamada cafeto, cuyos frutos, parecidos a las cerezas, una vez tostados se convertían en un delicioso café.

Esa pequeña planta era una entre los miles y miles de cafetos que existían en esa zona de América,  y se sentía orgullosa de producir uno de los mejores cafés del mundo , como escuchaba comentar a las personas que visitaban el cafetal.

Un día se puso a recitar con voz potente todas las cualidades que según el agricultor que, a veces le hablaba, y era cuando más feliz se sentía, tenían sus granos. Mientras enumeraba las que recordaba, eran tantas! Escuchó al árbol que tenía a su lado contestarle: “Tu no produces un grano de calidad sin mi”

Me llamo gravilea, gravilea robusta, y tienes razón, no produzco frutos que se conviertan en café, como los tuyos,  pero sin mi sombra tu no podrías crecer. Pertenezco a los árboles que dan sombra al café. Yo soy gravilea pero hay otros  árboles que  os dan sombra como son las higuerillas, o las  ingas y muchos otros más. Todos somos arboles destinados a daros sombra.

¿Pero qué dices? ¿cómo te llamas? ¡Tú solo tienes hojas, no produces frutos, como yo!. ¿ Y por qué necesito tu sombra ?.

Mi sombra actúa como un filtro de la luz solar, modificando la intensidad y calidad con que llega a tus hojas y optimiza tu fotosíntesis. Además mi sombra consigue una mayor infiltración de lluvia en el suelo, reduciendo la evaporación. Gracias a nosotras tu cafetal conserva el suelo húmedo, ya que lo cubrimos de hojarasca que también impide que crezcan malezas, y por supuesto, te protejo de los vientos y las heladas. Como ves, me necesitas y yo también a ti para poder cumplir mi misión de protegerte.

Gracias, no sé qué decirte, no sabía nada de lo que me has explicado, perdóname por mi ignorancia  y ..¿me dejas que a partir de hoy te llame mi gran amigo, árbol gravilea?

Por supuesto,  y yo te llamare mi pequeño amigo cafeto porque tú eres pequeño de altura pero grande, grande, en sabor y juntos somos capaces de conseguir un maravillo café,  ¿no crees que hacemos un buen equipo?

Moraleja:.”El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”

Comentarios

  1. mercedes dice:

    Me encantan todas las historias que contáis en torno al café ,unas reales y otras más de ficción .Gracias y seguid así

    • Afortunato dice:

      Hola Mercedes, mil gracias, seguiremos a tope gracias a todos los que nos apoyáis. Esta foto de Coté rodeada de plantas de café nos encanta.

Responder

Acepto la política de privacidad