TORTUGA Y LIEBRE

17 de diciembre de 2018 En: Libros Afortunatos Etiquetas: , , , 0 comentarios

 “La tortuga puede hablar más del camino que la liebre” (ni idea de quien fue el autor), pero intuyo que nos quiere decir tortuga = lentitud y  liebre = rapidez.

Pues si, va de ello, y ahora te lo explico…

-Vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.

-Vivimos siempre en el carril rápido.

-Nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo, pero la paradoja es que la aceleración nos hace desperdiciar la vida”.

En mis manos tengo un libro que se llama “Elogio de la lentitud” de Carl Honoré . Lo he leído, lo recomiendo y os resumo lo que me parece útil y nos puede ayudar:

  • Mucha gente sufre la enfermedad del tiempo porque la velocidad es una manera de no enfrentarte a lo que pasa a tu cuerpo y a tu mente, es decir, evitar las preguntas importantes.
  • Somos esclavos de los horarios, del ruido, del consumo, de la hipoteca, de lo que se espera de nosotros, y eso es equivalente a sobrevivir, pero no a vivir.
  • La insatisfacción vital y la velocidad definen nuestro tiempo.

 Pero la pregunta es…. ¿Para que es la vida?

Hay que planteársela seriamente…¿A que dedicamos nuestro tiempo?

Nadie en su lecho de muerte piensa :”Ojala que hubiera pasado más tiempo en la oficina o viendo la tele, y sin embargo son las cosas que más tiempo consumen en la vida de las personas”

¿Por qué  hemos perdido la capacidad de esperar? Por qué estamos atrapados en la cultura de la prisa? ¿Porque estamos sobreviviendo y no viviendo?

Eres libre para elegir… ¿ qué vas a ser tortuga o liebre? ¿ O ambas? ¿ Porqué los polos opuestos tienen que ser la solución a los problemas? Se puede ser algo intermedio entre lento o rápido, o quizás mejor habrá momentos de la vida en los sea mejor ser tortuga y otros liebre, no creo que sea recomendable ser siempre tortuga o ser siempre liebre. Quizás lo mejor sea ser TORTUGA Y LIEBRE.

Os dejamos este vídeo de dibujos animados.

 

 

 

No hay comentarios todavía.

Responder

Acepto la política de privacidad